. . . ♥

2 de octubre de 2009
A veces, pienso que tenemos lo que queremos, o lo que nos merecemos, y no ha hecho más que empezar. Y muta hacia la condensación inevitable de pensamientos, anhelos y deseos. Unos absolutamente egoístas y reprochables. Otros, pretextos que ocultan una soledad fría y despótica. Somos cómplices y coautores. Somos partes imprescindibles en este delirio que nos mantiene vivos al margen de lo correcto.



1 comentarios:

Hollie A. Deschanel Says:
sábado, octubre 03, 2009

La vida es un delirio contínuo. Muás!